"El que mira cap a fora, somnia,el que mira endins, desperta."

"El que negues, et sotmet, el que acceptes, et transforma." Jung


El moment és ARA. Em reconnecto. Jo sóc poder aquí i ara. Jo sóc amor en acció


Mis pasos en el camino - Les meves passes en el camí

26.8.12

Depresión y Ascensión por Jennifer Hoffman


Depresión y Ascensión por Jennifer Hoffman

anna | 19/08/2012 | 14:21
Depresión y Ascensión  por Jennifer Hoffman
13 de Agosto de 2012
La depresión es algo que afecta a más y más personas hoy en día. Es una palabra que usamos para describir cómo nos sentimos cuando estamos tristes, desganados, desmotivados, inquietos, y en los peores casos, sintiéndonos sin esperanza, impotentes, e inútiles. Cuando estamos deprimidos, es difícil sentirnos motivados para hacer nada y también podemos sentirnos muy llorosos y emotivos o sentirnos muertos y apagados. Y es algo que más personas van a experimentar a medida que expandamos nuestros campos energéticos, porque cuanto más energéticamente conscientes nos volvemos y abrazamos la ascensión, mayor es nuestro riesgo de sentirnos (temporalmente) deprimidos.
¿Significa esto que si expandimos nuestro campo energético corremos el riesgo de sentirnos deprimidos? Definitivamente, y por varias razones. Cuando somos conscientes de nuevos niveles de energía, lo que significa que hemos agotado nuestras conexiones energéticas existentes, creamos dos flujos energéticos separados. Un flujo consiste en nuestra propia energía y el segundo flujo es el nuevo nivel más alto de energía. Nos deprimimos porque los niveles más altos de energía comprimen nuestra energía y nos hacen muy conscientes de su vibración más baja. Este proceso, literalmente exprime cualquier aspecto limitante fuera de nosotros para que podamos saber lo que es (es como estar en un tornillo de banco o como exprimir un tubo de pasta de dientes), por eso nuestra vida se ve tan oscura y ‘mala’ cuando estamos deprimidos. Necesitamos crear una conexión con el nuevo flujo soltando las cosas que están bajando nuestra vibración, de modo que podamos integrar la nueva energía. Los dos niveles no pueden coexistir dentro de nosotros, tenemos que elegir en cuál vamos a estar.
A medida que estos aspectos más bajos se liberan, los sentimos como energía emocional pesada, recordatorios de nuestras limitaciones, fracasos, dudas, confusión y la realidad que tenemos en este momento. Somos plenamente conscientes de todo lo que no está funcionando en nuestra vida, lo que no nos trae alegría y no es muy satisfactorio. Ahora nos sentimos atascados y en un punto muerto – y lo estamos. Éste es el punto en que tenemos que alinearnos con los nuevos niveles de energía y crear los canales para integrarlos en nuestra realidad de modo que se conviertan en nuestra nueva vibración. Si somos muy conscientes de este proceso, nos abrimos a nuevos potenciales. Si no, nos deprimimos, nos sentimos mal y podemos viajar por una espiral descendente de auto-condena y miedo que nos puede enfermar física y mentalmente.
El motivo de la depresión es que ya no estamos energéticamente alineados ni del todo conectados con nuestra energía y vibración actuales. El propósito de la depresión es ayudarnos a tomar conciencia de las nuevas energías con las que podemos alinearnos. La comunidad psicológica la define como algo basado en la mente, pero en realidad es energético. Cuando se sienten ‘deprimidos’, su energía ha sido comprimida y ustedes son plenamente conscientes de lo que puede soltarse para ayudarles a integrar y alinearse con las nuevas energías. La alineación e integración se logran mediante la intención, conciencia, soltar y arraigarse. Esto nos permite conectar con la nueva energía y nos pone en un nivel superior de vibración energética. Mientras está sucediendo puede ser muy incómodo, y si recordamos por qué está sucediendo, podemos utilizar nuestra depresión para soltar aquello que no sirve a nuestro deseo de ascender y nos preparamos para que nuevas energías de mayor vibración se conviertan en nuestra nueva realidad expandida.
Traducción: Margarita LópezEdición: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Mario Moncayo, médico, ha desarrollado un método para afrontar los dolores crónicos. "El ser humano es luz condensada"


La revolución pacífica del Dr. Moncayo, en BioCultura

Es un caso insólito dentro del panorama científico de la medicina actual. Tras treinta años de investigación inspirándose en los patrones biológicos con relación al índice de absorción de luz de la mujer embarazada, ha creado un nuevo método sobre bases absolutamente científicas.
Él mismo lo explica en esta primera entrevista a un medio escrito europeo, concedida a Pedro Burruezo. No es un lenguaje fácil de comprender, ni siquiera para personas cultas y leídas. Pero vale la pena el esfuerzo, porque el Dr. Moncayo trae una revolución pacífica tras de sí. Bienvenido. El Dr Moncayo presentará en BioCultura Valencia, en marzo, sus hallazgos. ¿Una cita con el futuro? En los aparatado situados bajo este texto, los lectores que quieras descubrir este nuevo método científico podrán programarse esta ineludible cita en BioCultura Valencia.En primer lugar sorprende una vez más cómo la creatividad de una sola persona es capaz de sintonizar con una nueva forma de observar una idea evidente con consecuencias excepcionales. Coloquialmente se puede decir que nuestros cuerpos son luz condensada. La materia es interactiva con estímulos energéticos.
Existen muchos mapas en los que tratar de comprender la naturaleza de la realidad. Es evidente que el avance científico puede proponernos otro mapa de comprensión de la enfermedad. ¿Hasta dónde podemos llegar en la observación de las causas de una disfunción? ¿Una enfermedad tiene su reflejo en una alteración en el comportamiento de los electrones? ¿Se puede pensar en restablecer anomalías electrónicas? Algunos de los investigadores que han comprendido y han visto los resultados de su método, afirman que podría ser un futuro Nobel Alternativo. En cualquier caso queremos el Dr. Moncayo afirma y demuestra que el dolor crónico es susceptible de ser aliviado instantáneamente, con un método sin efectos secundarios, basado en utilizar frecuencias específicas de longitudes de onda, en el espectro de la luz natural, y utilizar la memoria del agua como vehículo. Parece una anticipación de Star Trek y, sin embargo, es una nueva realidad que, poco a poco, en la medida que nuevos médicos se vayan formando, irá estando al alcance de cualquier persona.La historia de este investigador y científico es muy singular. Hace muchos años, estando su mujer embarazada, le informaron que el bebé que venía de camino presentaba problemas de asimilación, que no estaba bien y que sería conveniente abortar. El doctor, hijo de granjeros casi autosuficientes, que había vivido su infancia aislado en las montañas de Chihuahua, y que de niño había observado la profundidad del universo estrellado, no entendía la jerga científica en la que se apoyaban las razones del diagnóstico. Para tomar una decisión como aquella debía comprender qué estaba pasando. En aquella época trabajaba como herrero. Su necesidad de comprender le hizo tomar la decisión de matricularse en horario nocturno en la Facultad de Medicina de la Universidad Central de México DF. Años más tarde fue profesor de Bioquímica. El niño nació con algunos problemas que fueron superados por el ahínco de la investigación. Un par de años más tarde, el padre del doctor no pudo soportar los dolores de un herpes genital y decidió irse de este mundo y evitar un calvario insufrible para él y para los suyos. Este hecho motivó más aún a Moncayo para investigar en un método que fuera capaz de superar el sufrimiento de los dolores crónicos. Experimentando con las frecuencias del líquido amniótico de una mujer embarazada, se abrió la puerta. Fue una vez más un fenómeno de serendipia. Tratando de encontrar otras respuestas, encontró el camino para interactuar en las alteraciones atómicas producidas por cambios en la absorción de luz del colágeno. Los que han visitado su consulta vuelven con una impresión extraña, como de otros tiempos. Son las 8 AM, en la calle Gaviotas nº 1 de Ecatepec, una fila de personas entre las que se distinguen caras marcadas por el dolor, y otras, las de los familiares que les acompañan, de paciencia y cariño, esperan que se abra la consulta. Han venido en autobuses, trenes y aviones, de cualquier parte de la geografía de México. El tam-tam aún funciona. Son personas que volverán a sonreír de nuevo. Personas que entran apoyadas en muletas y que salen con ellas en los hombros, o empujando la silla de ruedas en las que habían llegado. En una palabra, sin dolor y con esperanza. Aunque, claro, no significa que estén curados. De momento su dolor incapacitante se ha aliviado y muchas de sus dolencias desaparecerán. Algo impensable hasta que escucharon hablar de un médico, que no cobraba si no les quitaba el dolor y que esperaba hasta que se tuviese para pagar. Después de la primera consulta, tendrán que seguir un tratamiento sin efectos secundarios y no incidir en todo aquello que les perjudica.
UN MÉTODO NUEVO
-¿Puede explicar su método científico en pocas líneas?

-La interacción de los contaminantes físicos, químicos o biológicos en el cuerpo humano modifican la absorción de la luz, induciendo en éste cambios que alteran la distribución electrónica de los átomos de hidrógeno en lípidos, glúcidos o hidratos de carbono, lo cual induce cambios en el espectro visible de la luz, provocando una absorción de luz con longitudes de onda ultravioleta lejanos y cercanos a rayos X. De lo anterior, las enfermedades crónico degenerativas se originan cuando la glucosa-mina 4, 6 fosfato del colágeno contenida en el ojo y en la piel, cambia su índice de refracción (IR) que es inversamente proporcional a la velocidad de la luz e inversamente proporcional a la longitud de onda, por lo tanto esta luz al pasar por los medios refractarios del ojo, antes de llegar a la retina, ocasiona cambios en la refracción y la velocidad de la luz visible, provocando alteraciones fisiológicas y enfermedades. Es decir, la velocidad de la luz es de 300,000 km/s y el IR en el aire y en el vacío es igual a 1, suponiendo que la cornea y la piel tuvieran IR = 1 no habrían cambios ni en la velocidad de la luz ni en sus longitudes de onda, sin embargo si la cornea o la piel cambiaran su IR = 1.5 ocurrirían cambios en la absorción de luz. 
-¿Puede darnos un ejemplo?
-Ejemplo: si la córnea cambia su índice de refracción a 1.5 y la luz incidente es de 600 nanómetros, esta cambia a 400 nanómetros, por lo tanto la velocidad de la luz se reduciría a 200.000 km/s, así mismo modifica el spin del electrón en los átomos de hidrógeno de escotopsinas y rodopsinas en la retina, ocasionando la pérdida de la resonancia magnética nuclear e intermolecular del cuerpo con respecto al campo eléctrico, magnético y gravitacional terrestre. Debido a lo anterior, asumimos que los cambios inducidos en los medios refractarios del cuerpo humano (piel y cornea)… provocan alteraciones en el electrón de los átomos de hidrógeno en proteínas, hormonas, carbohidratos, leucotrienos, sustancias inflamatorias, etc., favoreciendo así la aparición de diversas y variadas enfermedades, por ejemplo: artropatías inflamatorias y no inflamatorias, como es el caso de la artritis reumatoide y la osteoartrosis, entre otras patologías. 
-Resúmanos su terapia…
-La investigación realizada está basada fundamentalmente en inhibir o en otras palabras reajustar la anomalía en el IR originadas por contaminantes físicos, químicos o biológicos, de tal forma que, siguiendo los principios físicos, los cambios en la absorción de la luz serían revertidos por inducción de una imagen inversa, postulando que crestas y valles se anulan entre sí, dando como resultado de esta interacción el reacomodamiento de electrones a nivel intermolecular. Por lo tanto, tendríamos una inhibición de la respuesta inflamatoria o mecanismo fisiopatológico de las enfermedades crónico degenerativas. 
DIFERENTES PATOLOGÍAS
-¿Su método sirve para diferentes patologías?

-El futuro inmediato va a ser muy interesante, en la medida en que vayamos experimentando con todas las patologías existentes, sean crónicas o agudas. Hasta ahora hemos confirmado en nuestro laboratorio de Ecatepec las virtudes del tratamiento con dieciséis patologías distintas, siempre con muy buenos resultados, lo que nos permite serias esperanzas.
-¿Por qué funciona con tanta rapidez?
-Porque lo que hace es inhibir la luz que mantiene al electrón del átomo de hidrógeno en un nivel que no le corresponde. Esta luz al ser inhibida obliga al electrón a emitir lo absorbido y regresar al punto inicial, dando como origen una armonía molecular.
-Si es tan maravilloso, ¿por qué no está disponible para más personas?
-Porque la investigación la realicé de manera personal. Presenté los resultados a las instituciones de gobierno y educativas en mi país (México) y no les interesó. En marzo presentaremos el método en BioCultura Valencia, a partir de ese momento estará disponible en España desde el Instituto de Investigación Moncayo, a través de una red de centros médicos autorizados. Barcelona, Bilbao, San Sebastián, Madrid y Valencia son las primeras ciudades que cuentan con médicos en formación.
-¿Qué va a hacer usted para que esté fácilmente disponible en breve para mucha gente?
-Tratar de dar a conocer mi método a más personas enfermas, generando ejemplos de alta replicabilidad a través de asociaciones de pacientes. Como todo nuevo procedimiento es necesario que primero sea conocido y aceptado. Para ello estamos poniendo en marcha un calendario de cursos de información-demostración-formación. En estos momentos ya hemos empezado la fabricación en España y tenemos la intención de exportar a los países de la UE en un plazo de dos años. Tenemos la intención de atender a los países con menos recursos, ya que este nuevo método podría ser una herramienta muy eficaz en sus sistemas de salud.
-¿Qué dicen de su método sus colegas alopáticos?
-Cuando explicamos el método, previamente lo que hacemos es demostrar su funcionamiento instantáneo. Ello nos otorga la credencial de la evidencia. Una posición desde la que poder atender a sus preguntas sin tener que competir a ver quién tiene razón. La evidencia obtenida por un método empírico es, hoy por hoy, el mejor puente de comunicación científica. A continuación lo que sucede es que nos dan la enhorabuena. Nos animan a seguir. La labor es ardua ya que la mayor parte de mis colegas médicos alópatas no han sido formados en materia de fotónica cuántica. Hasta hoy son pocos los que han tenido la oportunidad de familiarizarse con otro nuevo mapa de observar nuestra salud, asumiendo que la naturaleza de los procesos biológicos puede también ser observada e interactuar en el ámbito atómico y subatómico. Algunos ya conocen los últimos descubrimientos del Nobel Luc Montaigner, y esto les da un buen punto de partida para comprender lo que proponemos y el porqué de la instantaneidad de los resultados.
-Pero no todos, claro…
- Ya se sabe que, en este mundo de apariencia dual, hay a quienes les cuesta, y los hay que lo entienden, saben que la implantación de una innovación suele ser un largo camino, y lo impulsan por sus resultados e inexistencia de efectos secundarios perjudiciales. A nosotros no nos interesa la competencia. Nos interesan los resultados en los pacientes. Si hubiese una industria ética y con los medios necesarios, nos interesaría compartir, ampliar la base de los estudios clínicos, experimentar con nuevas patologías y crecer juntos y así beneficiar a cuanto mayor número de personas posible fuera. En los médicos hay un componente vocacional muy fuerte, sobre todo en sus primeros años de experiencia clínica. Este es un vector muy importante para que podamos aportar nuevos conocimientos basados en el rigor científico y en los nuevos horizontes de la ciencia. A estas alturas es obvio que, además de tejidos y células, somos la energía que opera en ellas. 
FUERA DE MÉXICO
-¿Conocen su método fuera de México?

-Durante los treinta años que ha durado nuestra investigación hasta este momento, no hemos hecho ningún esfuerzo por ser conocidos. Aún no era el momento. Teníamos que tener resultados bien contrastados y un método científico sólido, capaz de dar respuestas y evidencias a quienes quisiesen conocerlas. Hoy estamos dispuestos y damos la bienvenida, desde una actitud rigurosa en lo científico y abierta y amable en lo humano, a quienes quieran compartir con nosotros el camino. Me pregunta si es conocida en otros países. Ha resultado inevitable, ya que los buenos resultados obtenidos con pacientes les ha hecho comentarlos con familiares que viven en otros países del área, sobre todo Centro y Sudamérica. También hemos tenido casos aislados en USA y hemos empezado con algunos pacientes en Suecia, gracias a la labor de nuestro socio el Dr. Leyva. En España hemos encontrado un sólido núcleo de médicos muy avanzados. Con ellos estamos desarrollando un modelo que nos oriente en la internacionalización progresiva del método. Consideramos imprescindible la formación como paso previo a aumentar la base de médicos en ejercicio. Tenemos buenos planes con los estudiantes de Medicina. Ambos programas ya están iniciándose. En este sentido hemos recibido una propuesta del Máster de Medicina Natural de la Universidad de Santiago de Compostela.
-¿Cuál es la patología por la que acude a usted más gente?
-Yo era herrero a los 32 años, cuando me avisaron de la enfermedad de mi hijo, por nacer, Moisés. Sin dejar de trabajar empecé mis estudios de Medicina en la facultad en horario nocturno. Dos años después mi padre acabó con su vida por resultarle insoportables los dolores de un herpes genital. Ello marcó mi vida. Sentí cómo nació en mí una fuerte vocación por tratar de aliviar los dolores de las personas, en especial por aquellas que sufrían dolores crónicos. Así que todos mis estudios e investigaciones se enfocaron en tratar de erradicar los dolores de largo recorrido. Al especializarme y empezar a tener algún resultado positivo, se corrió la voz y atendí a miles de pacientes de pocos recursos con todo tipo de dolores. Las patologías en las que más he podido investigar y obtener resultados son la artritis reumatoide, la fibromialgia y la diabetes mellitus. No obstante, este método lo he empleado y los estoy empleando en atender cualquier otra patología. Es importante señalar que, aquí en Ecatepec, en el Centro de Investigaciones para el Tratamiento del Dolor, hemos encontrado soluciones para casi cualquier tipo de patología, que por su grado de evolución aún puedan estar en un estado de reversibilidad posible, corrigiendo un porcentaje importante del malestar desde su primera aplicación. Para los tratamientos coadyuvantes que estamos poniendo en marcha en España, es conveniente que el paciente sepa que lo más importante es ponerse en contacto con un médico formado por el Instituto de Investigación Moncayo. 
UN MUNDO ENFERMO
-¿Por qué el mundo está tan enfermo?

-Por la codicia de unos pocos y el silencio de muchos más. Por un modelo político al que no le importa el bienestar de las personas. Por una falta de perspectiva personal de la situación en la que vivimos y obligamos a otros a vivir. Todo ello se manifiesta en contaminantes ambientales y modificaciones de los alimentos, en los cuales para “mejorar su rentabilidad” utilizan la hibridación, los injertos, los incestos entre animales y en los últimos años los transgénicos. Si aceptamos el hecho de que somos lo que comemos y que no sólo nos nutrimos de alimentos, sino de aire, agua, tierra y fuego, cabe preguntarnos en qué lugar quedó el quinto elemento. La conciencia que los unía y nutría nuestra existencia también espiritual. No a los alimentos transgénicos. No a los pensamientos transgénicos.
Pedro Burruezo

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN MONCAYO
PALABRAS DE GOIO ITURREGUI

Desde el Instituto de Investigación Moncayo agradecemos a todas aquellas personas que nos han apoyado y apoyan con el convencimiento de que todo está evolucionando en un modelo más justo. Un instante antes del Alba. Entregarnos a una iniciativa como ésta es creer firmemente que otro mejor mundo es posible. Y no sólo por que los conocimientos ya existan, sino porque también creemos que existen personas que, desde sus puestos de responsabilidad, se sienten concernidos en apoyar iniciativas independientes responsables. Por fin todos sabemos que no sólo es posible, sino que es su actitud es necesaria. Todas las grandes personas son humildes y amables, campechanos y rigurosos en cada acto, mantienen una especie de distancia observadora de las emociones rápidas. Ello no les resta un ápice de entheosiasmo. Más bien lo condensan.La dimensión de lo que han descubierto les desvela la dimensión de lo por descubrir, ello les hace celebrar la profundidad del misterio y lo adecuado de la humildad.Desde el IIM, damos la bienvenida a todos aquellos investigadores y profesionales de la salud rigurosos y amables que se sientan llamados. Son los que mantienen la llama, los que no temen al que dirán, los que vuelven a su tribu con el fulgor en su mirada de nuevos amaneceres. No les importó la amenaza de la soledad, el fuego y los amigos les calientan, saben que están en su lugar y tiempo, porque sienten que son esencialmente naturaleza que fluye.
Goio Iturregui, coordinador del Instituto de Investigación Moncayo
coordinación.moncayo@gmail.comwww.institutomoncayo.com

18.8.12

La enfermedad una oportunidad. Jorge Carvajal



Jorge Carvajal es médico cirujano y uno de los pioneros de la llamada medicina bioenergética. Su visión de la salud, la enfermedad, los sentimientos y emociones, la felicidad o el amor rompe bastante de los moldes asumidos por la medicina tradicional. Se ofrece seguidamente una entrevista en la que divulga los principales fundamentos de tal visión, que incluye la percepción de la enfermedad como oportunidad para organizar una armonía superior a nivel físico, emocional, mental y espiritual.
————————————————————————————-
¿Qué es la enfermedad?
Es un maestro, una oportunidad para organizar una armonía superior en nuestra propia vida, a nivel físico, emocional, mental y espiritual.
¿Qué enferma primero, el cuerpo o el alma?
El alma no puede enfermar, porque es lo que hay perfecto en ti, el alma evoluciona, aprende. En realidad, buena parte de las enfermedades son todo lo contrario: son la resistencia del cuerpo emocional y mental al alma. Cuando nuestra personalidad se resiste al designio del alma es cuando enfermamos.
¿Hay emociones perjudiciales para la salud? ¿Cuáles son las que más nos perjudican?
Un 70 por ciento de las enfermedades del ser humano vienen del campo de conciencia emocional. Las enfermedades muchas veces proceden de emociones no procesadas, no expresadas, reprimidas. El temor, que es la ausencia de amor, es la gran enfermedad, el común denominador de buena parte de las enfermedades que hoy tenemos. Cuando el temor se queda congelado afecta al riñón, a las glándulas suprarrenales, a los huesos, a la energía vital, y puede convertirse en pánico.
¿Nos hacemos los fuertes y descuidamos nuestra salud?
De héroes están llenos los cementerios. Te tienes que cuidar.
Tienes tus límites, no vayas más allá. Tienes que reconocer cuáles son tus límites y no superarlos porque si no los reconoces, vas a destruir tu cuerpo.
¿Cómo nos afecta la ira?
La ira es santa, es sagrada, es una emoción positiva porque te lleva a la autoafirmación, a la búsqueda de tu territorio, a defender lo que es tuyo, lo que es justo… Pero cuando la ira se vuelve irritabilidad, agresividad, resentimiento, odio, se vuelve contra ti, y afecta al hígado, la digestión, el sistema inmunológico.
¿La alegría por el contrario nos ayuda a estar sanos?
La alegría es la más bella de las emociones porque es la emoción de la inocencia, del corazón, y es la más sanadora de todas, porque no es contraria a ninguna otra. Un poquito de tristeza con alegría escribe poemas. La alegría con miedo nos lleva a contextualizar el miedo y a no darle tanta importancia.
¿La alegría suaviza el ánimo?
Sí, la alegría suaviza todas las otras emociones porque nos permite procesarlas desde la inocencia. La alegría pone al resto de las emociones en contacto con el corazón y les da un sentido ascendente. Las canaliza para que lleguen al mundo de la mente.
¿Y la tristeza?
La tristeza es un sentimiento que puede llevarte a la depresión cuando te envuelves en ella y no la expresas, pero también puede ayudarte. La tristeza te lleva a contactar contigo mismo y a restaurar el control interno. Todas las emociones negativas tienen su propio aspecto positivo, las hacemos negativas cuando las reprimimos.
¿Es mejor aceptar esas emociones que consideramos negativas como parte de uno mismo?
Como parte para transformarlas, es decir, cuando se aceptan fluyen, y ya no se estancan, y se pueden transmutar. Tenemos que canalizarlas para que lleguen desde el corazón hasta la cabeza. Qué difícil! Sí, es muy difícil.. Realmente las emociones básicas son el amor y el temor (que es ausencia de amor), así que todo lo que existe es amor, por exceso o defecto.. Constructivo o destructivo. Porque también existe el amor que se aferra, el amor que sobreprotege, el amor tóxico, destructivo.
¿Cómo prevenir la enfermedad?
Somos creadores, así que yo creo que la mejor forma es creando salud. Y si creamos salud no tendremos ni que prevenir la enfermedad ni que atacarla, porque seremos salud.
¿Y si aparece la enfermedad?
Pues tendremos que aceptarla porque somos humanos. También enfermó Krishnamurti de un cáncer de páncreas y no era nadie que llevara una vida desordenada. Mucha gente muy valiosa espiritualmente ha enfermado. Debemos explicarlo para aquellos que creen que enfermar es fracasar. El fracaso y el éxito son dos maestros, pero nada más. Y cuando tú eres el aprendiz, tienes que aceptar e incorporar la lección de la enfermedad en tu vida. Cada vez más personas sufren ansiedad. La ansiedad es un sentimiento de vacío, que a veces se vuelve un hueco en el estómago, una sensación de falta de aire. Es un vacío existencial que surge cuando buscamos fuera en lugar de buscar dentro. Surge cuando buscamos en los acontecimientos externos, cuando buscamos muletas, apoyos externos, cuando no tenemos la solidez de la búsqueda interior. Si no aceptamos la soledad y no nos convertimos en nuestra propia compañía, vamos a experimentar ese vacío y vamos a intentar llenarlo con cosas y posesiones. Pero como no se puede llenar con cosas, cada vez el vacío aumenta.
¿Y qué podemos hacer para liberarnos de esa angustia?
La angustia no se puede pasar comiendo chocolate, o con más calorías, o buscando un príncipe azul afuera. La angustia se pasa cuando entras en tu interior, te aceptas como eres y te reconcilias contigo mismo. La angustia viene de que no somos lo que queremos ser, pero tampoco lo que somos, entonces estamos en el “debería ser”, y no somos ni lo uno ni lo otro. El estrés es otro de los males de nuestra época. El estrés viene de la competitividad, de que quiero ser perfecto, quiero ser mejor, de que quiero dar una nota que no es la mía, de que quiero imitar. Y realmente sólo se puede competir cuando decides ser tu propia competencia, es decir, cuando quieres ser único, original, auténtico, no una fotocopia de nadie. El estrés destructivo perjudica el sistema inmunológico. Pero un buen estrés es una maravilla, porque te permite estar alerta y despierto en las crisis, y poder aprovecharlas como una oportunidad para emerger a un nuevo nivel de consciencia….
¿Qué nos recomendaría para sentirnos mejor con nosotros mismos?
La soledad. Estar con uno mismo cada día es maravilloso. Estar 20 minutos con uno mismo es el comienzo de la meditación; es tender un puente hacia la verdadera salud; es acceder al altar interior, al ser interior.
Mi recomendación es que la gente ponga su despertador 20 minutos antes para no robarle tiempo a sus ocupaciones. Si dedicas, no el tiempo que te sobra, sino esos primeros minutos de la mañana, cuando estás fresco y descansado, a meditar, esa pausa te va a recargar, porque en la pausa habita el potencial del alma.
¿Qué es para usted la felicidad?
Es la esencia de la vida. Es el sentido mismo de la vida, encarnamos para ser felices, no para otra cosa. Pero la felicidad no es placer, es integridad. Cuando todos los sentidos se consagran al ser, podemos ser felices. Somos felices cuando creemos en nosotros, cuando confiamos en nosotros, cuando nos encomendamos transpersonalmente a un nivel que trasciende el pequeño yo o el pequeño ego. Somos felices cuando tenemos un sentido que va más allá de la vida cotidiana, cuando no aplazamos la vida, cuando no nos desplazamos a nosotros mismos, cuando estamos en paz y a salvo con la vida y con nuestra conciencia.
¿Es importante vivir en el presente? ¿Cómo lograrlo?
Dejamos ir el pasado y no hipotecamos la vida a las expectativas de futuro cuando nos volcamos en el ser y no en el tener. Yo me digo que la felicidad tiene que ver con la realización, y ésta con la capacidad de habitar la realidad. Y vivir en realidad es salir del mundo de la confusión.
¿Tan confundidos estamos, en su opinión?
Tenemos tres ilusiones enormes que nos confunden. Primero creemos que somos un cuerpo y no un alma, cuando el cuerpo es el instrumento de la vida y se acaba con la muerte. Segundo, creemos que el sentido de la vida es el placer; pero a más placer no hay más felicidad, sino más dependencia. Placer y felicidad no es lo mismo. Hay que consagrar el placer a la vida y no la vida al placer. La tercera ilusión es el poder; creemos tener el poder infinito de vivir.
¿Y qué necesitamos realmente para vivir?, ¿acaso el amor?
El amor, tan traído y tan llevado, y tan calumniado, es una fuerza renovadora.
El amor es magnífico porque crea cohesión. En el amor todo está vivo, como un río que se renueva a sí mismo. En el amor siempre uno puede renovarse, porque todo lo ordena. En el amor no hay usurpación, no hay desplazamiento, no hay miedo, no hay resentimiento, porque cuando tú te ordenas porque vives el amor, cada cosa ocupa su lugar, y entonces se restaura la armonía. Ahora, desde la perspectiva humana, lo asimilamos con la debilidad, pero el amor no es débil. Nos debilita cuando entendemos que alguien a quien amamos no nos ama. Hay una gran confusión en nuestra cultura. Creemos que sufrimos por amor, que nuestras catástrofes son por amor. pero no es por amor, es por enamoramiento, que es una variedad del apego. Eso que llamamos habitualmente amor es una droga. Igual que se depende de la cocaína, la marihuana o la morfina, también se depende del enamoramiento. Es una muleta para apoyarse, en vez de llevar a alguien en mi corazón para liberarlo y liberarme. El verdadero amor tiene una esencia fundamental que es la libertad, y siempre conduce a la libertad. Pero a veces nos sentimos atados a un amor. Si el amor conduce a la dependencia es eros. Eros es un fósforo, y cuando lo enciendes se te consume rápidamente, en dos minutos ya te quemas el dedo. Hay muchos amores que son así, pura chispa. Aunque esa chispa puede servir para encender el leño del verdadero amor. Cuando el leño está encendido produce el fuego, Ese es el amor impersonal, que produce luz y calor.
¿Puede darnos algún consejo para alcanzar el amor verdadero?
Solamente la verdad. Confía en la verdad; no tienes que ser como la princesa de los sueños del otro, no tienes que ser ni más ni menos de lo que eres. Tienes un derecho sagrado, que es el derecho a equivocarte; tienes otro, que es el derecho a perdonar, porque el error es tu maestro. Ámate, sincérate y considérate.. Si tú no te quieres, no vas a encontrar a nadie que te pueda querer. El amor produce amor. Si te amas, vas a encontrar el amor. Si no, vacío. Pero nunca busques una migaja; eso es indigno de ti. La clave entonces es amarse a sí mismo.Y al prójimo como a ti mismo.. Si no te amas a ti, no amas a Dios, ni a tu hijo, porque te estás apegando, estás condicionando al otro. Acéptate como eres; lo que no aceptamos no lo podemos transformar, y la vida es una corriente de transformación permanente.

La Tierra es como una nave espacial con una tripulación de 7.000 millones de personas, recibe energía del Sol pero no materia, por tanto la regla es sencilla: hay que reciclar, vivir en armonía entre nosotros y con el planeta, crear una cultura más ética.


entrevista a Ervin László