"El que mira cap a fora, somnia,el que mira endins, desperta."

"El que negues, et sotmet, el que acceptes, et transforma." Jung


El moment és ARA. Em reconnecto. Jo sóc poder aquí i ara. Jo sóc amor en acció


Mis pasos en el camino - Les meves passes en el camí

25.11.12

nuestro papel de intermediarios entre el cielo y la tierra.


¿Y si la depresión fuera consecuencia del enorme desarreglo que hemos inyectado en la biosfera del planeta, destruyendo bosques y ríos, creando calamidades y explotando los recursos hasta debilitar la mente planetaria?
El alma reacciona al dolor de la miseria humana, aunque nosotros intentemos que las noticias pasen desapercibidas y cerremos nuestro corazón y mente para no ser tocados por tanto sufrimiento. Cuando lo real no es asumido conscientemente, rompemos nuestra relación lúcida e intuitiva con la salud, y creamos sub personalidades fantasmagóricas que se convierten en enemigos de nuestra falsa complacencia.
Por un lado el alma trae a la encarnación su experiencia acumulada en un gran número de encarnaciones. Por otro lado la entidad biológica del cuerpo reúne el linaje de sangre de nuestros ancestros. Y el ajustador del pensamiento, o chispa divina que es la presencia yosoy, está conectado multidimensionalmente a las doce super almas (ciento cuarenta y cuatro almas) que constituyen nuestra verdadera naturaleza. Así nunca estamos solos y las interacciones entre tantas memorias y entidades, forman el caldo del cultivo para la evolución de la conciencia humana. Cada uno de estos tres componentes tiene conciencia y están conectados a la mente galáctica y a la conciencia de dios. Son la totalidad más allá del pensamiento y combinan todas sus memorias para que podamos encarnar de manera singular en la tierra.
¿Cómo hacer descender la conciencia supramental del espíritu sobre la limitada conciencia celular de nuestros antepasados? Primero hay que armonizar los anhelos y los sueños del alma con las necesidades de seguridad y supervivencia, apareamiento y poder personal del cuerpo. El problema está en la mente emocional que los relaciona, la creadora del miedo, pero también la que nos permite elegir, ser conscientes de nosotros mismos y ser creadores de las condiciones en las que vivimos. Es en el trabajo sobre la mente, acabar con los juicios y las interpretaciones, donde comienza el cambio sin remedio. Es en él donde recuperamos nuestro papel de intermediarios entre el cielo y la tierra.
Miyo