"El que mira cap a fora, somnia,el que mira endins, desperta."

"El que negues, et sotmet, el que acceptes, et transforma." Jung


El moment és ARA. Em reconnecto. Jo sóc poder aquí i ara. Jo sóc amor en acció


Mis pasos en el camino - Les meves passes en el camí

27.2.13

Qué es tu vida? Emilio Carrillo. Fuente blog Preparemonos para el Cambio


¿Qué es tu vida?

Miedo y vanidad; vanidad y miedo. Y una huida constante, ansiando desesperadamente tu cuidado y tu contento, del sufrimiento originado precisamente por la vanidad y el miedo.

No te digo esto para que cambies, no pretendo que tú ni nada cambie, sino para que te observes. Como quien se mira en un espejo.

Y al observarte, te aceptes a ti mismo y, a partir de ahí, a los demás y cuanto te rodea. Y al aceptar, ames. Y al amar, te sientas Amado por la Vida y la Creación. Y al sentirte Amado, te rindas.

¡Ríndete!. Total y definitivamente. Comprobarás entonces y sólo entonces que la Rendición no es fruto de la impotencia, sino del empoderamiento; que no es efecto de tu pequeñez, sino del endiosamiento que florece al constatar que Dios es yo y yo soy Dios cuando todo cesa y dejo de identificarme con cualquier tipo de identidad, sea física o espiritual, sea individual o colectiva.

Con la Rendición explosionará en ti, de manera natural y sencilla, una Nueva Vida que no puede ser pensada, ni conceptualizada ni predefinida. En ella luce exclusivamente la Bandera Blanca de la Rendición plena.

Para que ondee y se despliegue en su colosal dimensión y hermosura, insuflará la Bandera Blanca una Libertad radical y completa que emanará de tu interior como espléndida y sutil brisa de Amor.

Es una brisa suave, sí, pero implacable. Te despojará de cuanto has sido, tenido, anhelado y temido; te impulsará al abandono y al desalojo hasta vaciarte de toda vanidad, en cualquiera de sus manifestaciones; y, finalmente, te llevará a donde le dé la gana.

Y tú no tendrás miedo. Vacío y sin nada ni necesidad de nada, te dejarás llevar, fluirás y no tendrás miedo. Nunca jamás.

La Confianza habrá anclado para siempre en tu Corazón y tú ya no serás tú: sabrás bien lo que supone "Nacer de Nuevo" y te habrás transformado en el Viento que todo mece, todo acuna y todo Ama, pues es el Amor mismo y puro.

¿Qué es tu vida?

La respuesta, como intuyó Dylan, está flotando en el Viento.

Y el Viento es Tú, que eres Yo como Yo Soy Tú. Es decir, Amor


Un Océano de Silencio: tu destino, tu Origen

¿Dónde puede llevarnos ese Viento?

Pues ¡al lugar desde donde aquí nos trajo!. La Brisa del Amor nos lleva a nuestro Origen, al toroide de la Creación, que en todo está y en todo subyace, donde la Quietud es Movimiento y todo fluye, refluye y confluye en la Perfección de cuanto Es.

¿No lo entiendes?. ¡Activa tu “recuerdo”!

Tú, el ser que eres más allá de tu actual corporeidad, ya experimentaste antes de tu presente forma humana la Rendición plena, desprendiéndote de toda vanidad; ya lograste la Libertad absoluta, que conlleva tambien no renunciar a nada; y ya permitiste, sin sentir ningún miedo, que la Brisa del Amor te llevara donde le diera la gana. Por eso la Rendición, la Libertad y la ausencia de vanidad y de miedo, aún desconcertando a tu mente física, resuenan tanto en tu Corazón. Y por eso precisamente estás aquí encarnado como ser humano: porque la Brisa del Amor te trajo a esta Dimensión y a este mundo.

¿Lo recuerdas ahora?

Conocías los riesgos, pero no tuviste miedo porque de miedo carecías. Sabías que al “aterrizar” en este plano se borraría tu Memoria y olvidarías quien eras y de donde venias. Pero también, consciente de tu poder divino, que el “recuerdo” se iría activando en ti paulatinamente hasta llegar a ser completo. Y que en ese momento inefable, que compensaría con creces todos los avatares de la travesía, acontecería el Milagro y te darías cuenta de que el final de tu proceso consciencial humano es, a su vez, el inicio, que la meta no es otra que la línea de salida, que el destino del viaje es su punto de arranque en un Eterno Retorno; y que semejante experiencia la has vivido voluntariamente por Amor, sólo por Amor, que es lo que realmente Eres.

Este el “Gran Recuerdo” que está aflorando de tu interior: Eres Amor y el Amor es la única razón de este viaje de ida y vuelta al Paraíso con el que has traído el Cielo a la Tierra para desplegar tu capacidad co-creadora expandiendo la Creación y la Vida, ampliando las Dimensiones y la Consciencia y generado nuevos mundos y modalidades de vida.

Y el final del viaje -que no es sino su inicio-, el lugar al que estás ahora desembocando –que no es otro que tu Hogar, desde donde te proyectaste aquí dejándote llevar por la Brisa del Amor-, ya puedes entreverlo en el horizonte que dibuja tu Corazón. Sí, ya puedes presentirlo, aunque sea difícil de describir con palabras. ¡Es tan bello, tan bello,…!. Es tan hermoso y sublime... Se parece a Un Océano de Silencio, sin un centro o principio, siempre en calma:




Libre de vanidad y miedos, dejo que el Viento me lleve a donde le dé la gana hasta comprobar que precisamente por eso aquí estoy, porque Aquí y Ahora me trajo el Viento. Y la interiorización de ello no será sino el preámbulo del definitivo recuerdo y reencuentro: constatar que lo que Soy es precisamente el Viento. Con lo que toda percepción de identidad individual, sea física, energética, vital, consciencial o espiritual, quedará absolutamente diluida, así como cualquier noción de Ser: quedeme y olvideme, cesó todo y dejeme,… ¡No-Ser¡.

Se acabaron las palabras, los pensamientos, las ideas, los análisis, los razonamientos, los esquemas conceptuales y hasta la necesidad de comunicación. Cesó todo. No-Ser. Silencio. Amor. Silencio y Amor que en la Unicidad que integra el Todo y la Nada y hasta convierte en vacía y hueca la percepción de Perfección.

La Iluminación te envolverá desde la contemplación de su innecesariedad. Sin deseo ni rechazo, sin apegos ni desapegos, sin anhelos ni renuncias, Rendido en la Omnipotencia y Libre en el Vivir Viviendo, la Unificación en la Unicidad habrá expandido aquello que ilusamente se consideró “tú” en algún instante del momento presente continuo en el que lo eterno se desenvuelve.

Escrito y compartido por Emilio Carrillo

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada