"El que mira cap a fora, somnia,el que mira endins, desperta."

"El que negues, et sotmet, el que acceptes, et transforma." Jung


El moment és ARA. Em reconnecto. Jo sóc poder aquí i ara. Jo sóc amor en acció


Mis pasos en el camino - Les meves passes en el camí

2.3.13

La culpabilidad, la emoción más destructiva


Normalmente entramos en este estado cuando hemos cometido un error, hemos engañado a alguien, hemos sido deshonestos con nosotros mismos, no hemos seguido los latidos de nuestro corazón y hemos herido nuestra dignidad o la de alguien.

Síntomas de culpabilidad

El sentimiento de culpa crea sufrimiento y dolor tanto físico como emocional y suele llevar a un estado de reproche, infravaloración e incluso si permitimos entrar demasiadas veces en la vida en esta emoción puede llegar a causarnos graves enfermedades psicosomáticas como: migrañas, cáncer, depresión, etc.
Lo cierto es que a menudo sentimos que queremos ser mejores, más conscientes, más comprensivos, más alegres, más amorosos, más sinceros con nosotros mismos. Pero cuando aparece la señora culpa, nos sentimos agobiados, nos aprieta el corazón, nos castigamos por nuestros errores y podemos quedarnos atrapados en una rueda de desesperación y de desesperanza que nos quita toda claridad sobre nosotros mismos y sobre las situaciones que enfrentamos.

Causas

Esta emoción está muy arraigada en nuestra cultura, es un condicionamiento marcado por aquello que está mal, que es pecado y siempre hay un pecador detrás de todo.
Esto crea sensaciones en nuestro interior que parece que todo aquello que hacemos está mal y el sentimiento de culpa regresa de nuevo a visitarnos. De este modo, es imposible sentir alegría ni disfrutar de la vida. Es tan pesada la culpa, tan agobiante, que ahoga. Permanece en el pecho, en el corazón y lo chafa.

¿Por qué hay gente que se siente fácilmente culpable por todo y hay quien por nada?

Hay personas que se sienten fácilmente agredidas y ofendidas porque interpretan los comentarios de otras personas como críticas. Tienden a tomar todo de forma personal.
Se sienten culpables por todo y esto es una muestra de carencia afectiva, una gran falta de autoestima y de valoración de sí mismas.
Suelen tener comportamientos victimistas y/o acabar complaciendo a los demás para que sean aceptados. Esto trae consecuencias y facturas que, a la larga, salen muy caras.
Otras personas creen que la culpa de todo lo tienen los demás y no aceptan el haberse equivocado, son personas perfeccionistas, inflexibles que creen tener la razón en todo y que no toman responsabilidad de sus vidas, que depositan sus problemas esperando que sean los demás los que se los resuelvan. Tienen miedo a enfrentarse a sus propios conflictos internos y no saben cómo hacerlo.

Cómo dejar de sentirnos culpables

Una de las palabras que a mí me ayuda es en lugar de decir me siento culpable por… digo: me siento responsable de…
Vamos a hacer una prueba para sentir si hay cambios en ti, cuando cambias la palabra culpa por la de responsabilidad.
A partir de ahora, en lugar de sentirte culpable y permanecer en ella, prueba a tomar responsabilidad.
La diferencia está ahí, ser honestos y saber cuando hemos sido nosotros los responsables y cuando lo han sido los demás y actuar con sinceridad.
La reconciliación contigo mism@ es el primer paso y después con los demás, si es el caso.
Te recomiendo que leas el artículo que he publicado sobre el perdón, ya que está muy relacionado

Sugerencias

Si el motivo por el que te asoma la culpa es porque has herido a alguien y realmente lo sientes, puedes pedir disculpas desde el corazón.
Esto traerá reconciliación y paz, aunque es posible que la persona que recibe tus disculpas puede recibirlas bien y con gratitud o necesitar tiempo para aceptarlas, aunque puede ser que le ayude a sentirse valorado.

Meditación para acabar con la culpa

Aparta la emoción a un lado, mírala con distancia, haz unas cuantas respiraciones y unas afirmaciones (frases que tienen la fuerza y el poder de cambiar tus pensamientos y tus comportamientos)
Estas frases las puedes repetir mentalmente, canturrearlas o tenerlas a la vista escritas como recordatorio.
Te detallo un par de ellas para que experimentes:
  • "Yo no soy culpable de nada ni de nadie, y tomo responsabilidad de mis actos y de mis palabras"
  • "Tal como soy, soy absolutamente perfect@ y es perfectamente natural equivocarse de tanto en tanto"

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada